¿Qué es el DNS?

El Sistema de nombre de dominio, o DNS, es el eje de tu presencia en línea. Cada nombre de dominio usa DNS para controlar cómo encuentran tu sitio web los visitantes y cómo recibes correo electrónico. Puedes considerar al nombre de dominio como una dirección física y el DNS actúa como tu GPS. Los visitantes no encontrarán tu dirección si el GPS no puede proveer las instrucciones correctas. Esto significa que si tu DNS es incorrecto, tu sitio web y correo electrónico no funcionarán como deberían.

¿Qué son los DNS o Nameservers?

El DNS (Domain Name System) es un protocolo de Internet cuya función principal y más conocida es la resolución de nombres de dominio, es decir, la traducción de nombres de dominio en IPs.

Cada dominio tiene asignados unos DNS (también llamados Nameservers), que permiten traducir el nombre de dominio a la IP o IPs que le corresponden.

Los DNS o Nameservers son unos códigos que tienen un formato de este tipo: ns61.nextvision.mx ns62.nextvision.mx

¿Cómo funcionan los DNS en tu dominio?

Ya sabemos que los DNS son los códigos que permitirán que nuestro nombre de dominio sea traducido a una IP, pero ¿cómo funciona ese proceso de traducción?

Es un proceso algo complejo y no necesitas conocerlo para poder trabajar con tu hosting pero si tienes curiosidad, ¡sigue leyendo!

Todo empieza en tu navegador, cuando introduces la dirección de la web que quieres visitar.

Imagina que quieres visitar nextvision.mx. Cuando introduces nextvision.mx en tu navegador (o pulsas el enlace en los resultados de búsqueda de Google), el navegador necesita  saber en qué IP tiene que buscar el contenido de la web para poder mostrártelo.

Para saber esa IP, lo primero que hace el navegador es revisar si tiene esa información almacenada en la caché DNS de tu equipo. Esta caché DNS es como un historial que recuerda las IPs de las webs que sueles visitar, para hacer el proceso más rápido. Si el navegador no encuentra la IP en la caché, tendrá que obtenerla haciendo la petición a los servidores DNS.

El navegador hará la petición a un Servidor DNS Primario (normalmente será el de tu proveedor de Internet). Este servidor revisará si tiene esa información almacenada en su caché y si no es así tendrá que consultar a otros servidores DNS.

La información necesaria para la resolución DNS está distribuida en un sistema jerárquico de servidores DNS, por lo que el Servidor DNS Primario hará  varias consultas a otros servidores DNS para poder responder al navegador con la IP correspondiente al dominio.

En primer lugar preguntará a un Servidor Raíz (Root Server), que son los que tienen autoridad sobre los TLDs (Top Level Domains o dominios de nivel superior como .com, .net, .org). El Servidor Raíz responderá indicando el servidor DNS al que se ha delegado la autoridad sobre los dominios .com.

El Servidor Primario consultará entonces a ese nuevo servidor DNS encargado de los dominios .com, que le indicará el servidor DNS donde podrá obtener la IP correspondiente a ese dominio .com en concreto.

Cuando obtenga respuesta esas consultas, el Servidor DNS Primario indicará al navegador cuál es la IP correspondiente a ese dominio. Y al conocer la IP, el navegador  sabrá a qué Servidor Web debe ir a buscar los contenidos del sitio web que debe mostrar.

¿Qué es la propagación DNS?

La propagación de los DNS es el período durante el cual la configuración de los servidores DNS del dominio se difunde entre los servidores de toda la red de Internet. Esta dispersión es automática (porque no hay nada que pueda hacerse para acelerarla) y es gradual (porque no se realiza totalmente de un instante a otro, sino que poco a poco se dispersa alrededor del mundo).

El tiempo de propagación puede durar entre 24 y 48 horas. Durante este período de dispersión notarás intermitencias tanto en la visualización de la web como en el servicio de correo.

¿Cuánto tiempo tarda en propagarse un DNS?

Cada vez que actualizas los registros de DNS (Sistema de nombres de dominio) en tu archivo de zona del del dominio, el resto de la Internet debe ponerse al día con esos cambios. Ese período se conoce como propagación. Normalmente, los cambios de DNS se propagan dentro de unas horas, pero puede llevar hasta 48 horas para propagarse en toda la Internet. El tiempo de propagación puede verse afectado por muchos factores, como tu TTL, tu ISP y el registro de tu dominio.

  • Tu configuración de TTL (Tiempo de vida): Cada registro DNS tiene una configuración de TTL. TTL es el período de tiempo durante el cual los servidores almacenan en caché la información para tus registros de DNS. Por ejemplo, si estableces el TTL para un registro en particular a una hora, los servidores almacenan la información para ese registro localmente durante una hora antes de recuperar información actualizada de tu servidor de nombres. Una configuración de TTL más corta puede aumentar la velocidad de propagación. Sin embargo, también puede aumentar el número de veces que tu servidor de nombres es consultado, lo que disminuye el desempeño de tu sitio.
  • Tu ISP (Proveedor de servicios de Internet): Tu ISP almacena en caché los registros DNS de manera local en vez de recuperar datos nuevos de tu servidor de DNS. Esto aumenta la velocidad de búsqueda en la web y reduce el tráfico, pero podría ralentizar tu tiempo de propagación. Algunos ISP ignoran la configuración de TTL y solo actualizan sus registros en caché cada dos a tres días.
  • Registro de tu dominio: Si cambias los servidores de nombres de tu dominio, transmitiremos tu solicitud de cambio al registro en cuestión de minutos, y ellos publicarán tus registros NS (servidor de nombres) a su zona raíz. La mayoría de los registros actualizan sus zonas a tiempo, pero algunos pueden llevar varias horas o incluso días.

En la mayoría de los casos, tus actualizaciones DNS se propagarán en algunas horas. Debido a estos factores fuera de control, sin embargo, deberías esperar 48 horas para que todos los cambios de DNS se propaguen en toda la Internet. Si pasaron más de 48 horas y tus cambios no se reflejan correctamente, podría haber otra causa del problema, como una configuración DNS incorrecta.

¿Cómo saber si mi dominio se ha propagado?

Los servidores DNS asociados a un dominio se suelen configurar en nuestro registrador de dominios, por ejemplo, es muy habitual configurar los servidores DNS de Cloudflare si usamos este servicio.

Después, la configuración de la IP asociada al dominio se configura en nuestro servidor DNS o en el caso de que usemos Cloudflare u servicio similar se cambia directamente desde el panel del propio servicio.

Aquí vamos a recoger el caso en el que cambiamos la IP asociada a un dominio en nuestro servidor DNS o servicio DNS. Este cambio puede tardar desde unos pocos segundos hasta horas, dependiendo del servidor o servicio.

Concretando un poco más, en el caso de Cloudflare, un cambio de IP en los DNS tarda como máximo 5 minutos. Pero para averiguar si realmente se ha hecho efectivo ese cambio de DNS, disponemos de dos trucos muy sencillos:

  • Emplear la consola con el comando ping.
  • Emplear un servicio externo que nos emita un reporte.

Para averiguar la IP asociada a un nombre de dominio desde la consola, basta con ejecutar el comando ping google.com y nos saldrá un reporte con la IP resuelta. Este método es muy sencillo y rápido, pero tiene la limitación de que sólo se verifica si se ha propagado el dominio para nosotros y no de forma global.

Ping CMD

También existen páginas donde puedes ver la propagación de tu DNS, puedes dar click aquí para ver una lista de los mejores sitios para ver la propagación DNS


Comentarios

Todos nuestros Precios son expresados en Pesos Mexicanos a los que hay que agregar el 16% de I.V.A.